Figura: La pelota siempre al 10

La pelota siempre al 10 LautaroLautaro Martínez se puso el equipo al hombro en la Bombonera y la academia se impuso por dos a uno ante Boca.

El juvenil surgido del Tita demostró toda su categoría y dio una clase en La Boca de como se debe jugar un clásico. Exigiendo en cada pelota a los defensores rivales, no dando ninguna por perdida, luchando, gambeteando, dando asistencias y convirtiendo un gol, el oriundo de Bahía Blanca hizo de todo para que Racing baje al puntero, le quite el invicto y pueda arrimarse al pelotón de arriba.

En la parte inicial, Boca manejó la pelota pero los dirigidos por Diego Cocca supieron contrarrestar presionando en el campo rival y saliendo rápido de contragolpe. Pero la apertura del marcador llegó a partir de una jugada muy bien elaborada.

La pelota siempre al 10 Lautaro

Lateral de Soto para Lautaro Martínez que la aguantó y descargó para Triverio, este devolvió la pared y Lautaro colocó el balón junto al palo izquierdo del arco defendido por Rossi. Pero la alegría duró poco, ya que tres minutos después Barbieri le cometió un claro penal a Nández que Benedetto transformó en gol. Final del primer tiempo igualado en uno.

En la segunda mitad, Racing no se desvió de su repertorio. Atacando rápido por las bandas con Ibargüen o Solari y buscando siempre a los dos delanteros. A los diez del complemento, Lautaro Martínez comenzó una incursión por izquierda, engancha y deja pasar a Wilmar Barrios para dar un pase preciso a Augusto Solari que pasó a Rossi y definió con el arco vacío.

Desde ese momento tocó sufrir. Aguantar que pasen los minutos y después disfrutar cuando Herrera pitó el final. Dos a uno para ganar nuevamente en La Boca como en 2014.

A pesar de la ausencia imprevista de Lisandro López, apareció Lautaro Martínez para romper el molde de toda la defensa de Boca que no supo como parar al “toro”, demostrando que llega con todo de cara al clásico de Avellaneda en casa.

Por Juan Bustamante